mar

09

may

2017

Bolivia pisa el acelerador en la organización a un año de los Odesur Cochabamba 2018

Las autoridades de Bolivia trabajan a toda máquina para cumplir con los plazos de entrega de las obras que se realizan en la región central de Cochabamba para acoger dentro exactamente de un año la undécima edición de los Juegos Sudamericanos.

 

En declaraciones a Efe, el ministro boliviano de Deportes, Tito Montaño, sostuvo que se avanza en dos aspectos "muy importantes", la construcción de la infraestructura deportiva y "la organización propia del evento".

 

"Ambas actividades están avanzando de manera paralela y lo más importante es manifestar que estamos dentro de los cronogramas y plazos establecidos por la comisión ejecutiva de Odesur", aseguró.

 

En febrero pasado, el Gobierno de Evo Morales declaró como "prioridad nacional" a los Juegos Odesur con el propósito de agilizar los procesos de adjudicación de las obras y alcanzar los objetivos para la entrega de las mismas.

 

En Cochabamba y en los otros ocho municipios que acogerán las competencias están en marcha obras de acondicionamiento y mantenimiento de estructuras ya existentes, además de nuevas construcciones, según el Comité Organizador de los Juegos (Codesur).

 

Pero, a decir de Montaño, la principal obra será la Villa Sudamericana, que se construye en la zona cochabambina de La Tamborada y que albergará a los más de 4.000 deportistas de 14 países que, se prevé, participen en la competencia.

 

La villa incluye 14 edificios con un total de 672 apartamentos con todas sus dependencias para albergar a los deportistas, pero además tendrá un hotel, un estadio de fútbol con pista de atletismo, un velódromo techado y un polideportivo para disciplinas como baloncesto, fútbol sala, voleibol y gimnasia.

 

En la primera fase del proyecto, que comenzó a ejecutarse en octubre y está a cargo de siete empresas, se realiza una inversión de 34 millones de dólares para la construcción de los bloques, que después de los Juegos pasarán a un plan de vivienda social.

 

La segunda fase, que se puso en marcha en abril pasado, incluye la construcción de los escenarios deportivos previstos para la villa, así como del hotel con 250 habitaciones, con una inversión de 15,9 millones de dólares.

 

Una vez concluidos los Juegos Sudamericanos, esta parte de la infraestructura será un centro de alto rendimiento en el que los deportistas bolivianos podrán prepararse para otras competencias.

 

El promedio general de avance de las obras de la villa es de un 35 %, según ha indicado el director de Codesur, Marcelo Ortubé, que está al frente de la organización desde febrero pasado y cree que hasta fin de año estará concluido el cien por cien del trabajo.

 

A un año de la competencia, Bolivia asume esta coyuntura "con mucha responsabilidad porque se tienen que cumplir plazos establecidos en la organización de los Juegos", sostuvo Montaño.

 

Precisamente en junio próximo se realizará en Cochabamba una Asamblea de Odesur, en la que, según Montaño, se tomarán decisiones muy importantes en cuanto al desarrollo de los Juegos, las sedes y las condiciones técnicas de la competencia.

 

Asimismo, los anfitriones expondrán los avances en la organización y se prevé visitas a las instalaciones en construcción en la ciudad y en el Trópico de Cochabamba, subsede.

 

La organización sufrió algunos tropezones inicialmente e incluso cambió tres veces de director. Primero fue Jorge Ledezma, quien permaneció en el cargo entre noviembre de 2015 y junio de 2016; luego fue José Luis Zelada, quien renunció en enero pasado, y en su lugar asumió Ortubé.

 

Según el ministro Montaño, el Gobierno de Bolivia apunta a dejar "un gran legado" en infraestructura deportiva y a la transformación de Cochabamba a través de los Juegos, pero además se buscará que los deportistas bolivianos obtengan medallas.

 

"Creemos que la motivación más fuerte va a ser un relanzamiento del deporte boliviano a partir de los Juegos", manifestó.

 

El principal desafío será lograr que el país tenga representantes en todas las disciplinas, agregó.

 

Montaño confía en que Bolivia pueda destacar en las disciplinas en las que tradicionalmente sobresale, como raquetbol, atletismo, ciclismo, tiro deportivo y carreras de fondo y marcha, con la expectativa de sorprender en otras competencias.

 

EFE

0 comentarios